Eine kleine Nachtmusik

Dienstag, August 14, 2007

La Romántica Muerte de Mozart


La leyenda que gira entorno a la muerte de Mozart cobra fuerza con el pasar del tiempo, incluso yo prefiero el romanticismo que relata el fin de su existencia en manos de trágicas pasiones humanas, consecuencia de actos ciegos que impulsan al corazón ante lo incontenible.

De por sí que cuesta un poco aceptar que Mozart era tan humano como uno, su obra lo deja en alto terreno con melodías que guardan secretos de lo etéreo, lo incomprensible pero cuyo efecto imprime fuertes emociones que convulsionan corazón y cerebro, que incluso antojan la existencia de una esencia motora de vida completamente ajena a la carne y al buen funcionamiento de cualquier órgano, aquello que pudiéramos llamar alma, el don divino.

Y todo esto viene a que a pesar de la teoría de que Mozart murió por trichinosis uno prefiera pensar que fue Salieri quien lo envenenó, por envidia, por no soportar la existencia del ser más no de su obra, por celos, por qué sé yo. Algunos lo piensan por románticos y otros lo saben por ignorantes, pero es reacción ante la ironía de la vida: ¡mira cómo vino a morir, tan estúpidamente, todo por la carne, una carne en mal estado!… También la envidia viene de la carne, sólo que de otra especie. Suena mejor que su victimario fuera un hombre semejante y no uno o por más que hayan sido varios milimétricos parásitos, ¡qué cosas!

Por supuesto que el romántico ruso Alexander Pushkin tenía que inmortalizar ésta quimera e inspirar a su compatriota Nicolai Rimsky-Korsakov a componer la música de éste drama, con destellos más mozartianos que los suyos. Ópera compuesta de un solo acto dividido en 2 escenas y cuyo desarrollo se basa en los dos únicos protagonistas: tenor para Mozart y bajo para Salieri, en el Viena de 1791, año tristemente reconocido.

Si tan sólo no me pesara tanto saber de la truncada existencia mozartiana, mi consuelo sería pensar que un Saileri tuvo fuertes razones para eliminarle, como sus palabras en mano de Pushkin justifican sus actos, con el genio y crimen por factura…

* Todos lo dicen: no hay justicia en la tierra.
Pero tampoco la hay allá arriba.
Para mí esto está tan claro como una sencilla escala.
Nací con el amor a la música.
[…]
¡No, nunca conocí la envidia!
¿Quién se atreverá a decir que el orgulloso Salieri
fue alguna vez un despreciable envidioso?
¿Una serpiente pisoteada por la gente,
que mordía con frecuencia, impotente, la tierra y el polvo?
¡Nadie! Pero ahora... yo mismo lo digo.
Ahora siento envidia.
Envidio profunda, dolorosamente envidio.
¡Oh, cielos! ¿Dónde está la justicia cuando
el don sagrado, cuando el genio inmortal
no es concedido como recompensa
a un ardiente amor, a la abnegación,
al trabajo, al esfuerzo, a la oración,
sino que ilumina la cabeza de un loco,
de un libertino ocioso?... ¡Oh, Mozart, Mozart!

*SALIERI._ Fragmento del Acto I - Escena I,
de la ópera Mozart y Salieri de N. Rimsky-Korsakov,
basada en el texto de A. Pushkin.

Ahora, más romántico el Mozart que en su lecho de muerte prepara los primeros compases de su lastimera lacrimosa… ¡mira que con todo y la fiebre, con todo y la locura! Y la incertidumbre de su paradero, ¿Quién piensa en esas cosas? Otra leyenda mozartiana que nos honra a sus amantes y fieles seguidores.

A fin de cuentas no fue muerte lo que se dibujó en ésta escena, sino el testimonio de cómo los hombres pueden alcanzar la eternidad con sus obras, cualquiera que éstas sean.


Sie hören: Mozart: Requiem, KV.626 - I. Introitus: Requiem.

Vea también:

5 comment(s):

Bello texto. A pesar de que no fué de todo mi agrado y de sus inexactitudes, Amadeus de algún modo preservó la idea de un Salieri caduco que confiesa entre el tormento y el éxtasis ser el culpable de la muerte de Mozart. Esta versión es preferible a la otra; ésta, al menos está saturada del romanticismo que implica que el trabajo de un genio como Mozart haya sido capaz de exaltar no sólo nuestras pasiones, sino las de su más vehemente enemigo. Insisto, bello texto, bella selección musical. Por cierto, yo sigo esperando mi cantata...mira que la he encontrado en muchas versiones, pero no en la que posteaste aquella vez. No seas mala, al menos dime que versión es...Saludos tocayita!

By Blogger Diana, at 17 August, 2007 00:53  

Por fin nos das el gustazo de leerte, pillina. Muy emocionante tu post. Yo creo que en todos los amantes de Mozart, la película 'Amadeus' ha dejado huella indeleble y visualizamos a Salieri y su tremendo drama tal como nos fue contada por Milos Forman. Drama no exclusivo de la música, si no, fíjate en Cervantes, cuyas comedias nadie escenificó porque estaba Lope, o Matisse, relegado a un segundo plano ante la enormidad del genio de Picasso. O en nuestro país, la obra de la pintora María Izquierdo, injustamente eclipsada por Frida y su leyenda.
Muchos besos, Dianita y no te alejes tamto de tu compu, que es un gusto leerte.

By Anonymous Gabriela, at 18 August, 2007 02:56  

Tocayísima!

De verdad que desconozco detalles de la grabación. Sin embargo, para no quedarte del todo mal, he actualizado ese post y ya tiene las ligas correspondientes de la cantata completa, para que la disfrutes!

Bach BWV 140: Wachet auf, ruft uns die Stimme

Gracias por tus comentarios y un abrazo!

By Blogger Diana Carolina, at 23 August, 2007 15:34  

Gaby querida!

Para mi es más gusto poder escribir, no sé dónde andaba que dejé tanto tiempo mi blog, espero no vuelva a ocurrir!

Esos dramas de la vida... me fascinan! Nací romántica, qué más! =P

Y cómo dices del drama en esos dúos dinámicos, me parece que no existiría jamás antagonismo entre ellos, sino que son tan similares en grandeza que siempre habría rivalidad; el número 1 es muy angosto y sólo cabe uno en él.

Y entre la pelea de sus sombras, nosotros simplemente les veneramos. Eso debería tranquilizarles, no? jaja

Abrazo y besos!

By Blogger Diana Carolina, at 23 August, 2007 15:51  

Me gusta tu blog. Enhorabuena. Me quedo con esta frase que he leído: "me cuesta un poco aceptar que Mozart era tan humano como yo". No conocía ese texto de Pushkin...

By Blogger Félix, at 13 September, 2007 06:23  

Post a comment

<< Home